Alimentación y descanso, son dos de los pilares fundamentales de la vida. Del mismo modo que la forma en que descansamos influye en la metabolización de lo que comemos, también cenar los alimentos adecuados nos ayudará a mejorar nuestro descanso. Te contamos qué evitar comer antes de dormir para mejorar tu calidad de sueño.

 

Cenas copiosas o ricas en grasas

Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo. La sabiduría popular, en este caso, no falla. Si para empezar el día con energía necesitas un desayuno abundante y equilibrado, para acabarlo con tranquilidad es natural que necesites disminuir el aporte calórico. La cantidad energética de la cena no debería superar el 20% de la cantidad de calorías diarias ingeridas. Evitar las comidas ricas en grasas y optar por una cena ligera mejorará nuestra digestión y el sueño será más reparador. 

 

Alimentos ricos en proteínas

Mejor reservar las carnes rojas para la comida. Este tipo de alimentos, además de ser de digestión lenta, tienden a reducir la producción de triptófano, un aminoácido esencial precursor de la melatonina, la conocida como “hormona del sueño”. En cambio, favorecen la liberación de dopamina, una molécula estimulante que da energía. 

Si quieres saber más sobre la melatonina: Melatonina para dormir: qué es y qué efectos tiene

 

Crucíferas

Es decir, brócoli, coliflor... Son ricas en vitaminas y fibras, perfectas y saludables en cualquier otro momento del día, pero difíciles de digerir. El organismo debe centrarse en procesar esos alimentos y le resulta más complicado procurar un sueño plácido.

 

Azúcar

Evita los alimentos con alta cantidad de azúcares. Refrescos, helados y, por supuesto, dulces. El azúcar produce un exceso de energía y aumenta el cortisol, la hormona del estrés, lo que nos hace mantenernos despiertos y perjudica la profundidad del sueño. 

 

Ni café, ni té ¡ni chocolate!

A nadie se le escapa que el café no es el mejor compañero del descanso, pero ¿sabías que el chocolate contiene también cafeína? En menor proporción, pero no desdeñable. Especialmente el chocolate negro. Además, las tabletas y postres con chocolate suelen tener también mucho azúcar. Aunque en menor grado, la teína también tiene efectos estimulantes. Es recomendable, pues, dejar de consumir estos tres alimentos a mitad de tarde.

 

Salsa de tomate y cítricos

Además de contener también mucho azúcar, provocan acidez. Hay que tener en cuenta que durante el sueño se relajan los esfínteres en la parte baja del esófago causando el reflujo, uno de los grandes obstáculos del buen descanso nocturno. Por este motivo, hay que ser especialmente cautelosos con este tipo de alimentos durante la noche.

 

Bebidas alcohólicas

Existe el falso mito de que el alcohol ayuda a dormir. Sí, en un primer momento caes a plomo sobre la cama, pero resulta mucho más difícil llegar a la fase de sueño profundo. El alcohol hace que nos despertemos más a menudo y disminuye la calidad del sueño. Además de provocar que te levantes a mitad de noche a beber agua por la deshidratación, también puede interrumpir tu descanso causando rampas. 

 

¡Ya sabes! Llevar una dieta equilibrada y saludable no solo es bueno para tus días ¡también para tus noches! Ahora que ya sabes qué alimentos debes evitar comer antes de dormir, cuéntanos ¿hay alguno que tomases cada noche sin ser consciente de sus efectos? ¡Esperamos tus comentarios en nuestras redes!