Existe cierta polémica en cuanto a si realmente los alimentos pueden ayudarnos a dormir mejor o no. Son muchos factores los que influyen en nuestro descanso. Sin lugar a dudas, como factor fundamental, la calidad del colchón sobre el que dormimos cada noche es determinante. Cierto es que, entre otros alimentos, la calabaza es rica en triptófano, un aminoácido que se convierte en seratonina, una hormona que le proporciona un gran bienestar a nuestro organismo e induce el sueño. Como la calabaza, existen varios alimentos que pueden ayudarte a conciliar el sueño más fácilmente. Esto se debe a que el triptófano está presente en diversos alimentos que pueden contribuir a mejorar la calidad de nuestro descanso.

Si sufres insomnio, consumir pipas de calabaza, sopas, purés o cremas con este ingrediente puede beneficiar tu sueño, consiguiendo que sea más profundo y reparador. Según algunos expertos, estas semillas sirven para tratar en muchos casos los problemas derivados de sufrir insomnio. Las semillas de calabaza contienen 578 mg de triptófano por cada 100 gramos. Por lo que si tienes dificultades para conciliar el sueño y eres un amante de la calabaza, aunque no lo creas, puede ayudarte a dormir mejor.

El insomnio es un problema muy común y este problema cada día está más generalizado. De hecho, 1 de cada 3 españoles sufren problemas relacionados con el sueño. El ritmo de vida que llevamos, el tipo de hábitos que adquirimos cada día, la alimentación… Cada noche, antes de dormir, consultamos nuestros perfiles en redes sociales, WhatsApp... Todo ello influye a la calidad de nuestro descanso. Dormir es la única manera de recargar nuestro cuerpo para afrontar los retos de la mañana siguiente. Por ello, es de vital importancia prestar atención a la calidad de nuestro sueño y buscar maneras para mejorarlo mejorarlo.

Padecer insomnio afecta directamente sobre nuestra salud. Si eres una de las personas que sufren este tipo de trastornos relacionados con el sueño, sabrás de qué estamos hablando. Seguramente sientas algunos síntomas como el estrés, la fatiga, es posible que tu rendimiento disminuya, así como tu capacidad de concentración, entre otros. 

Como os hemos comentado, podemos conseguir mayor calidad en nuestro descanso con pequeños cambios, por ejemplo, en nuestra alimentación. 

Si incorporamos alimentos como la calabaza a nuestra dieta, podemos notar una diferencia en nuestro sueño. Siempre y cuando, acompañemos este pequeño gesto de otras rutinas que también influyen en el mismo. 

¿Cuántas veces has tomado un vaso de leche templada antes de acostarte cuando eras un niño? La leche también es una fuente de triptófano, convirtiéndola en un aliado para nuestro descanso. Es posible que haya llegado el momento de retomar esta rutina. Eso sí, no olvides el papel que tiene un buen colchón viscoelástico para conseguir un buen descanso, ¡dulces sueños!