Dormir mal afecta y mucho a la vida diaria. No descansar por la noche provoca irritabilidad, malestar, cansancio e influye tanto en el estado de ánimo como en la productividad. Cada persona necesita un determinado tiempo de descanso. Es importante conocer las necesidades, pero también poner en práctica diferentes trucos para dormir de tirón toda la noche.

Los diferentes trastornos del sueño existentes (insomnio, somnolencia, apnea, narcolepsia...) provocan que no logremos descansar bien. Sin embargo, en la mayoría de los casos las dificultades para conciliar el sueño nada tienen que ver con problemas médicos. El estrés mental o los malos hábitos suelen ser los principales causantes.

Diferentes trucos para dormir de tirón toda la noche

Dormir es, queramos o no, una necesidad. El cuerpo debe desconectarse para regenerarse. No obstante, debemos destacar que no solo se trata de dormir, sino que es necesario un determinado número de horas y que el sueño sea de calidad. Si no descansamos correctamente, el cuerpo no se repara ni física ni mentalmente y esto puede producir enfermedades como depresión o ansiedad.

Entre las claves para conseguir ese sueño de calidad están establecer un horario regular de acostarse y levantarse; no realizar siestas demasiado largas (no más de 45 minutos); evitar tomar cafeína unas seis horas antes de acostarse; las comidas picantes, con mucho azúcar o pesadas mejor dejarlas para otra ocasión que no sea la cena. Otras recomendaciones importantes son realizar ejercicio con regularidad, pero no a última hora de la tarde; elegir correctamente la cama; mantener la habitación a una temperatura adecuada o eliminar al máximo el ruido y la iluminación.

Además de los consejos anteriormente mencionados, podemos hacer diferentes cosas para reducir el estrés y mejorar así la calidad de sueño. Por ejemplo: resolver las tareas pendientes que pueden quitarnos el sueño (conversaciones pendientes, deudas, trabajo...). Otra de las recomendaciones es trabajar en disminuir la necesidad de controlarlo todo y descubrir las diferentes cosas que nos generan tensión. Utilizar un momento a lo largo de la semana para planificarse es vital. Así lograremos tener el trabajo controlado y al cumplir esa agenda nos sentiremos bien. Dedicarnos tiempo para leer, escuchar música o, simplemente no hacer nada, también puede venir bien. 

Entre otras recomendaciones para dormir de tirón están el no quedarse dormido con la televisión o la radio encendida y dejar de ver o utilizar 'pantallas' media hora antes de acostarse. Hay expertos que recomiendan un baño relajante antes de acostarse, lo cierto es que darse una ducha con agua templada ayuda a estimular el sistema termoregulador y aumenta la circulación de la sangre por lo que el cuerpo baja la temperatura y mejor el sueño.

 

Se puede probar también el truco que utilizan los militares para dormir en cualquier circunstancia. Publicado en el libro de 1981 'Relax and Win: Championship Performance' de Lloyd Bud Winter. Aunque lo cierto es que deberás practicar para ver los resultados. Básicamente y en resumen la técnica consiste en:

● Cerrar los ojos y relajar los músculos de la cara. Desde la frente hasta la mandíbula

● Tras ello, debes empezar a relajar todo el cuerpo. Empezando por los hombros, luego la espalda, brazos, manos, hasta llegar a tus piernas

● Cuando lo logres necesitaremos diez segundos respirando lenta y profundamente para aclarar la mente y dejar de pensar. Debemos dejar la mente en blanco

● Cuando estemos relajados y sin pensar en nada, nos imaginaremos recostados en una canoa, en un lago tranquilo, con un cielo azul

● Luego pasaremos a estar cómodamente acostados en una hamaca de color negro en una habitación completamente negra y oscura

● Será entonces cuando repetiremos durante diez segundos "no pienses, no pienses". Y tú... ¿te atreves a probarlo y contarnos el resultado? Recuerda que hay que practicar para lograrlo