No hay nada más agradable que deslizarse entre unas sábanas tensas y recién lavadas. Entonces ¿por qué no cambiamos la ropa de cama más a menudo? Quizá porque la única tarea más tediosa que hacer la cama sea la del quita y pon de las sábanas. Por pereza, falta de tiempo o despiste, a menudo tenemos la sensación de que no lavamos la ropa de cama tanto como deberíamos pero ¿cada cuánto exactamente hay que cambiar las sábanas?Leer Más