Aprovechando la celebración del Día del Libro os hablamos de la relación que existe entre la lectura y la calidad del sueño.

Leer es un ejercicio buenísimo para el cerebro, pero generalmente no encontramos el tiempo suficiente en nuestro día para dedicarle el tiempo que nos gustaría. A última hora del día es cuando más cansados estamos pero fijarse como objetivo un rato de lectura cada noche antes de acostarse es un hábito muy sano que puede mejorar la calidad de nuestro descanso, entre otros beneficios. 

Antes de dormir solemos ver la televisión, ponernos al día con nuestros perfiles en redes sociales, ver vídeos en la tablet... y esto afecta directamente a nuestro sueño. Estos dispositivos pueden provocar insomnio debido a la luz azul que emiten las pantallas. Es posible que tardes mucho más en conciliar el sueño. Si cambias estos hábitos por un rato de lectura antes de dormir notarás que te ayuda a conciliar el sueño más fácilmente ya que llegará de forma gradual. 

Para hacerle saber a nuestro organismo que ha llegado el momento de irse a la cama, dedica unos minutos a tu lectura preferida. Esta es una de las rutinas más recomendadas para dormir mejor y combatir el insomnio. Si además estableces unas rutinas estables, siguiendo unos horarios a la hora de acostarte y levantarte, notarás una gran diferencia.

La lectura proporciona distintos beneficios a las personas mejorando los niveles de depresión y ansiedad, dos de los factores que están directamente relacionados con el insomnio. Un rato de lectura por la noche puede ayudar a dormir mejor y, por lo tanto, a mejorar tu salud en general. 

No olvides que adoptar buenos hábitos del sueño es importante pero siempre debe ir acompañado de un buen equipo de descanso que incluya un colchón viscoelástico que se ajuste a tus necesidades. 

¿Y vosotros? ¿Leer es lo último que hacéis cada noche antes de dormir? ¿Qué tipo del libros os gusta leer por las noches?