Las vacaciones de Semana Santa han llegado a su fin y, como cada final de vacaciones, nos hacemos nuevos propósitos. Además, el verano está a la vuelta de la esquina. Toca recuperar buenos hábitos y compensar los excesos. 

Hoy hacemos una recopilación de costumbres saludables que te ayudarán a mantenerte en forma y llevar una vida sana. 

El primero y más importante de todos: duerme cada noche al menos 8 horas. De lo contrario, te sentirás cansado y con falta de energía para cumplir los retos que se plantean cada día. Tu organismo sufrirá estrés y esto no ayudará a la famosa "operación bikini" ya que si no dormimos lo suficiente se segrega una hormona llamada cortisol que nos impide adelgazar.

Para mantener tu metabolismo activo durante todo el día los expertos recomiendan cumplir cinco comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Esto nos ayuda a quemar más grasa durante el día y senitrnos llenos de energía. 

Practicar ejercicio de forma regular es básico para llevar un estilo de vida saludable. Se aconseja realizar media hora de ejercicio cada día. Si todavía no sigues esta rutina recuerda que somos capaces de adaptarnos a un nuevo hábito cumplidos 21 días, ¿te apuntas al reto? 

Como todos sabemos, el agua no puede faltar en nuestro día a día. El agua es fundamental, de hecho, en torno a un 70% de nuestro organismo está compuesto por agua. Un buen nivel de hidratación activa nuestro metabolismo, depura el organismo y nos proporciona una sensación saciante. Pero, ¿es bueno beber agua antes de dormir? La respuesta es sí ya que nos ayuda a relajar nuestro sistema nervioso y, por lo tanto, conciliar el sueño más facilmente. Eso sí, todo en su justa medida ya que si nos pasamos bebiendo agua en cantidad antes de acostarnos nos despertaremos en mitad de la noche con ganas de ir al baño.