Cada año, con la llegada de la bajada de las temperaturas, la misma duda: ¿qué es mejor, dormir con manta y sábanas o pasarnos al nórdico? ¿Cuál cría menos ácaros, me hace sudar más, mantiene mejor el calor...?

Con la ola de frío, en ViscoConfort, nos hemos propuesto responder a tus dudas para que así te demos el empujón que necesitas para decantarte por la opción más adecuada para ti. 

Cuando hablamos de higiene, siempre se recomienda cambiar la funda del nórdico como las sábanas, es decir, una vez a la semana o dos. Sin embargo, con las mantas pasa un poco al revés: se deben lavar una vez al año, y no de cualquier forma porque, de hecho, no se pueden meter en la lavadora. Lo normal es llevarlas a la lavandería para que le hagan un lavado en seco, pero en casa también se puede hacer. Eso sí: hay que hacerlo a mano, con jabón neutro, y dejarlas después en agua unas horas, y escurrir sin frotar, etc.

Los ácaros son fans totales de nuestra cama, pero si pueden elegir, prefieren hacerlo sobre un tejido natural como la lana. Por eso, este tipo de tejido es mucho más susceptible de criar ácaros que el nórdico, cuya funda suele ser de algodón en la mayoría de los casos. Y se lava más a menudo.

Los nórdicos están fabricados para que transpiren mejor que ningún otro material. De hecho, se trata del mejor aislante natural y transpirable que existe. Frente a esto, están las mantas de lana que, aunque te calientan muy rápidamente, no están hechas para que transpiren.

Con toda esta información, como en todo, depende del gusto de cada uno. La mayor característica de una manta es que te permite dormir 'aplastado', y muy caliente. Si eres de los que adoran dormir con peso encima, la manta es para ti. Sin embargo, hay otros que prefieren poder moverse con libertad por la cama, así que lo suyo son los nórdicos. Por no hablar del tiempo que se tarda en hacer la cama con manta, sábanas y colcha, y el tiempo que se invierte teniendo solo el nórdico. ¡Es un lujazo!

Si buscas un buen nórdico con el que dormir calentito cada noche, no te pierdas nuestra selección de nórdicos