Cuando llegan las esperadas vacaciones y llega el momento de viajar. Con ello, dormimos fuera de casa y, esto, no es tan fácil como parece para algunas personas. En ciertos casos, dormir en otra cama, un dormitorio diferente... puede llegar a dificultar el descanso. Si eres uno de ello, no desesperes.

Lo importante es identificar el problema para poner en práctica técnicas que lo solucionen. Pero, ¿por qué sufrimos insomnio vacacional?

Las vacaciones suponen un cambio radical en nuestra rutina diaria: no vamos al trabajo, varían los horarios, reuniones con amigos y familiares, largos desplazamientos... Además, tampoco estás en tu casa, así que has cambiado la habitación, por lo tanto, tu colchón.

En vacaciones las personas también necesitamos un ambiente tranquilo y una rutina constante para dormir y descansar correctamente. Si te cuesta dormir cuando estás de vacaciones se debe a que has alterado demasiado esa rutina, desequilibrando el ritmo del organismo.

Algunas costumbres, como la hora de irse a la cama, deberían permanecer en la medida de lo posible cuando durante las vacaciones.

Para lograrlo, compartimos con vosotros algunos consejos para dormir mejor este verano.

Como comentamos, la rutina es fundamental. Hay quien tiene su propio ‘ritual’ antes de irse a la cama. Este ritual es a tu gusto, pero lo importante es que siempre sean las mismas actividades y en el mismo orden. Por ejemplo: pasear durante 15 minutos, tomarse una infusión, cepillarse los dientes, lavarse la cara y meterse en la cama.

No importa el ‘ritual’ que te inventes, lo que cuenta es mantenerlo cuando estés de vacaciones para preparar tu cuerpo y que detecte que ha llegado el momento de dormir.

Igualmente, aunque sabemos que durante las vacaciones este punto es difícil de cumplir, mantener el horario para acostarte y levantarte beneficiará a la calidad de tu descanso.

Por otro lado, es posible que el colchón en el que duermes durante las vacaciones no se adapte a tus necesidades y esto puede provocar que te levantes cansado.

Para reducir estos efectos, puedes llevarte tu propia almohada viscoleástica a tu viaje.

Ahora solo falta disfrutar y desconectar, ¿dónde vas de vacaciones este año? Cuéntanoslo dejando un comentario :)