Ben Franklin dijo en una ocasión: "acostarse y levantarse temprano hace al hombre sano, rico y sabio".

Muchos de los ejecutivos más exitosos del mundo aseguran que sus jornadas empiezan bien temprano cada día.

Uno de ellos, Steve Jobs, quien aseguraba levantarse por las mañanas a las 6 a.m antes de que lo hicieran sus hijos. De esta forma, podía adelantar trabajo y, después, desayunar con su familia.

La directora ejecutiva de Yahoo, sin embargo, no duerme demasiado. ya que asegura que tan sólo duerme entre 4 y 6 horas cada noche.

Por otro lado, el director de Disney se levanta muy temprano ya que esto le ayuda a disfrutar de un rato en silencio para sí mismo. Siendo este su mejor momento para recargar las pilas y afrontar los retos.

Muchos utilizan estas horas para adelantar trabajo relacionado con responder correos electrónicos, hacer deporte o meditar.

Debemos tener en cuenta que madrugar no es dormir menos. La clave es acostarse a una hora que nos asegure dormir entre 7 y 9 horas cada día para disfrutar de un sueño reparador y de calidad que nos permita mantener el ritmo cada día. Ya que, de lo contrario, puede ser perjudicial para nuestra salud. Pueden aparecer lesiones musculares, insomnio, etc.

Uno de los puntos más importantes para conseguir madrugar es mantener una rutina cada día, acostarse y levantarse siempre a la misma hora para que nuestro organismo se acostumbre. Adelanta una hora cada día el momento de acostarte para ganar una hora por las mañanas. Si las aprovechas, este será tiempo de calidad y tu día será mucho más productivo.

Recuerda que si no descansas sobre una buena base es muy probable que tu descanso no sea reparador. Asegúrate de dormir sobre un colchón viscoelástico que se adapte a tus necesidades y que te ayude a recargar las pilas que necesitas.