Sabemos que un buen descanso es fundamental para un estilo de vida saludable y que una mala noche puede condicionarnos el resto del día. Aun así, a menudo solemos pasar por alto un factor importante cuando consideramos la calidad de nuestro sueño y que no siempre podemos controlar: la postura en la que dormimos.


La posición en la que descansamos puede ser la raíz de algunos problemas de salud, entre los cuales se encuentran los ronquidos o dolores en la zona lumbar. De acuerdo con un estudio realizado por la Asociación Española de la Cama y la Fundación de Educación para la Salud, la postura más popular entre los españoles es dormir de lado.


Aunque sería difícil tomar nota del modo en el que duermes cada noche, prestar atención a la postura de tu cuerpo antes de quedarte dormido y cuando te despiertas te ayudará a detectar consecuencias en tu salud asociadas a este factor.

Tomamos posturas que nos hacen sentir mejor cuando dormimos y nos ayudan a respirar con facilidad. A continuación te hablamos sobre cómo pueden afectar a tu salud y analizamos los pros y contras de cada una de ellas:

 

  • Dormir boca arriba

Se recomienda en muchos casos siempre y cuando duermas sin almohada o que ésta no sea demasiada elevada. Aunque se dice que es la mejor postura para la espalda, aquellos que duermen boca arriba roncan más que aquellos que duermen en cualquier otra. A los más presumidos les gustará saber que reduce la aparición de arrugas de expresión ya que permite que la piel transpire correctamente.

 

  • Dormir boca abajo

Considerada por muchos expertos como la peor posición para dormir, ya que afecta a la curvatura natural de la espalda. También es posible que produzca dolores en el estómago. Puede favorecer a aquellas personas que roncan pero puede traer dolores crónicos debido a que la cabeza permanecerá a un lado durante largos periodos de tiempo.

 

  • Dormir de lado

Si duermes de lado debes saber que hacerlo del lado izquierdo es lo más recomendable. Según algunos estudios, esta postura es la más beneficiosa para el cerebro, favoreciendo la eliminación de residuos del mismo. Además, es la posición ideal para las embarazadas, con una almohada entre las piernas a ser posible. Esto evita que el útero presione los grandes vasos y provoque mareos y edemas.

 

  • Posición fetal

Al mejorar la respiración esta postura reduce los ronquidos, indicada para personas con apneas del sueño. Aunque para quienes sufran molestias en el hombro y cadera, deberían cambiar de postura, se agravarán. Hay que tener en cuenta que tu colchón juega un papel clave en la postura en la que descansas y la calidad de tu sueño. Dado que aproximadamente un tercio del tiempo de nuestro día estamos durmiendo, no debería sorprendernos que un buen descanso sea esencial para nuestra salud.

Contar con la opinión de los expertos es fundamental, el Instituto Europeo de la Calidad del Sueño recomiendan un colchón que facilite el movimiento natural del cuerpo con el fin de conseguir un descanso reparador.

Y nosotros, cuando hablamos de descanso, sabemos lo que hacemos.

¿Cuál es tu postura preferida? Cuéntanoslo en los comentarios :)   Crédito Imagen: Escuela en Movimiento