Existe una gran controversia acerca de si realmente existen ciertos alimentos que pueden afectar a la calidad de nuestro sueño o tan sólo se trata de un mito.

Según algunos estudios, parece que hay alimentos que afectan al descanso de las personas en la medida que influyen al triptófano disponible en el encéfalo, aminoácido encargado de sintetizar la melatonina en nuestro organismo. Para ello, se recomienda tomar alimentos que contengan este aminoácido como las cerezas, la calabaza, el pavo y el tomate. Se trata de alimentos que suelen contar con un efecto relajante y propician el descanso. Aquellas personas que sufren insomnio o que les resulta difícil conciliar el sueño podría ayudarles tomar un vaso de leche tibia antes de acostarse ya que se trata de un alimento rico en triptófano.

Por otro lado, con la ingesta de proteínas conseguimos un descanso profundo y de mayor calidad. Mientras que si incluimos carbohidratos en la última comida del día obtendremos como resultado una menor latencia de sueño. Sin embargo, existen alimentos que consiguen el efecto contrario en nuestro organismo, los alimentos grasos pueden acortar nuestro sueño y, como consecuencia, empeorar la calidad de nuestro descanso. Debemos evitar a últimas horas del día alimentos o bebidas como el café, el té o el chocolate ya que contienen estimulantes y aumentan el estado de alerta. Por ejemplo, no se recomienda consumir café más tarde de las 19:00. Un descanso poco reparador puede aumentar el riesgo de padecer diabetes, obesidad y enfermedades cardíacas.

Tan importante es el alimento como la hora a la que se ingiere. Los expertos recomiendan cenar entre 2 o 3 horas antes de acostarse aproximadamente. También afecta si el alimento es sólido o líquido. El alimento sólido puede dificultar nuestro descanso, pues las digestiones son más lentas. La cantidad de alimento que consumamos también juega un papel importante, tanto si contiene triptófano como si no, una cena copiosa nos dificultará conciliar el sueño. Lo mismo ocurre si consumimos menos calorías de las necesarias.

Os aconsejamos estas medidas para conseguir un buen descanso:

- Seguir unas rutinas y mantener los horarios para acostarse y levantarse.

- Dormir a oscuras y en un entorno silencioso.

- Mantener una temperatura adecuada en el dormitorio mientras dormimos, entre 18 y 20 grados.

- Practicar ejercicio regularmente, nunca a última hora del día ya que podría sobreestimularnos.

- Evitar ver la televisión en la cama, así como utilizar el móvil o cualquier dispositivo electrónico.

- Escoge un colchón que se adapte a tus necesidades.

La compra de un colchón es una decisión importante, al fin y al cabo, vamos a pasar alrededor de 8 horas diarias en el. Si necesitas asesoramiento, estaremos encantados de ayudarte para encontrar el mejor colchón para ti.