El paso del tiempo puede provocar un desgaste en los materiales que componen los colchones y esto puede afectar negativamente en la calidad de nuestro descanso. Hoy os damos algunas claves que os ayudarán a descubrir si ha llegado el momento de cambiar vuestro colchón.

-          Tu cama tiene más de 10 años.

Se aconseja, generalmente, cambiar el colchón cada 10 años, aunque no se trata de una norma universal ya que dependerá de la calidad de los materiales utilizados en la fabricación de los equipos de descanso y del cuidado y mantenimiento que reciban a lo largo de este periodo de tiempo. Los materiales que utilizamos en nuestra gama de productos aseguran que los equipos de descanso mantienen sus propiedades a lo largo de su vida útil.

 

-          Te levantas cansado y con molestias en el cuello o dolores de espalda. 

¿Sabías que el 63% de la población española se levanta cansado y con dolores de espalda? Este es el factor más determinante de todos a la hora de tomar la decisión de cambiar nuestro colchón ya que, claramente, nuestro cuerpo nos está mandando señales de que algo no funciona bien. Si este es tu caso, te recomendamos que veas nuestro modelo Bambú Evolution, especialmente indicado para personas con dolencias debido a su alto grado de adaptabilidad y su diseño ergonómico. 

 

-          Te vas de viaje, duermes en una cama diferente, y te despiertas mucho más descansado. 

Duermes fuera de casa, en una cama diferente, y te despiertas  fresco como una rosa y lleno de energía. En este caso, no eres tú, es el colchón.

 

-          Si duermes acompañado, te molestan los movimientos de tu pareja.

Los colchones deben proporcionar una total independencia de lechos, determinada por la composición de los mismos para evitar sentir los movimientos de la pareja durante el descanso.

 

-          Al dormir acompañado, tendéis a caer hacia el centro del colchón.

Si se presentan hundimientos en ciertas zonas del colchón, evidentemente ponen de manifiesto la deformación del mismo debido a que le hemos dado un uso prolongado o indebido.

 

-          Pasas calor mientras descansas. 

En estos casos, aconsejamos cambiar tu colchón por uno que esté fabricado con materiales totalmente transpirables que ayuden a disipar el calor y regular la temperatura corporal a lo largo de la noche.

¿Al leer este artículo te has sentido identificado con alguna de estas situaciones? Si la respuesta es sí, está claro, necesitas cambiar tu colchón. Si tienes dudas sobre qué colchón elegir, ponte en contacto con nuestros asesores del descanso, estaremos encantados de atenderte. Además, nunca hemos tenido que devolver un colchón recomendado por nuestros asesores, ¡es un acierto seguro!